SUSCRÍBETE Y RECIBE NUESTRAS PUBLICACIONES POR E-MAIL

Introduce tu e-mail aquí:

Servicio ofrecido por AlCieloCofrade

miércoles, 4 de mayo de 2016

EL ADORNO FLORAL EN SEMANA SANTA

Parece que la unión entre Pasos de Semana Santa y flores es algo que vemos como tradicional, normal y necesario dado que la belleza de formas y colores de las flores, así como su aroma, refuerzan la majestuosidad de los Pasos y las Imágenes Sagradas de los Titulares.

Es tal la unión que establecemos entre flores y Pasos, que las Cofradías miman cómo quieren que sea el exorno cada año y fijan, como ha de ser lógico, una identidad propia, un estilo definido.

Entre las flores más usadas están los claveles y las rosas sin olvidarnos del uso de flores silvestres (sobre todo en los Calvario) y cómo van desapareciendo los gladiolos (casi inexistentes) aunque todavía hay opciones más arriesgadas que combinan todo tipo de flores (que esto no es raro) con algún elemento artificial añadido (que esto sí que es más discutible en el adorno). Sin embargo, en líneas generales, tienden a hacerse las cosas con gusto y sentido común (pese a excepciones que las hay).

Aunque el clavel es la flor más usada, no es la flor tradicional en el exorno de los Pasos de Semana Santa y hoy comienza a haber una recuperación de modas pasadas como el uso de corchos o variedades florales (que sí son las verdaderamente tradicionales).


Ciertos gustos, en determinados momentos, imponen tendencias (modas) como sucedió hacia el primer cuarto del s.XX cuando se empezó a usar el clavel, circunstancia que se acentuó tras la Guerra Civil.

Antes de la Guerra Civil, no había exorno floral y no me refiero a remontarnos al s.XVI (que hay grabados en los que aparece la Hermandad del Silencio, de Sevilla, sin flores). De hecho, en el s.XIX, el pintor sevillano Manuel Cabral Bejarano representó una escena en la que aparece la Hermandad de Montserrat, sin exorno floral, aunque ya por entonces comenzaba a haber flores pero reducidas a los jarrones, algo que se mantuvo hasta aproximadamente los años 40 del s.XX.


Viernes Santo en Sevilla 
(segunda mitad s.XIX)
Manuel Cabral Bejarano


Antiguo Paso de la Sentencia de la Hdad. de la Macarena
(Principios del s.XX)


En concreto, para exornar los Pasos de Cristo lo normal era usar trozos de corcho o madera (imitando piedras) que se combinaban con especies vegetales dispersas para recrear el aspecto desangelado del Monte Gólgota.

Cristo de la Exaltación (Sevilla)
Hacia principios del s.XX.



Desde 1939, sin embargo, el empleo de montes (y no sólo montes) forrados de claveles rojos se hará cotidiano pero, pese a creencias populares que argumentan que el clavel rojo se pone porque representa la Sangre de Cristo (atribuyendo erróneamente a las flores una simbología igual a la de los colores de las ropas litúrgicas, que lo uno no tiene que ver con lo otro, diciendo que una flor morada representa la Pasión del Señor o la flor blanca la pureza de la Virgen), realmente el clavel rojo y su uso en los Pasos de Semana Santa tuvo una connotación política (desde la Democracia felizmente desaparecida), y es por lo siguiente:

Dado que la canastilla era de oro (amarillo) y los faldones eran rojos (en algunos casos), el clavel rojo en este conjunto representaba los colores de la Bandera de España (y, hay que decir que por aquella época a los Pasos procesionales, se les recibía con el brazo en alto, modo de saludo fascista). Eran así las cosas, que algunas Hermandades que tenían sus faldones morados (evidentemente las había), para no “representar” los colores de la bandera de la II República, en lugar de usar claveles rojos, optaron por los lirios morados.

Esta moda que comenzó en Sevilla, se extendió por el resto de España. Y aún así, hubo Cofradías que mantuvieron la auténtica tradición de sacar Pasos de Crucificados con montes “de piedra” como la Hermandad del Calvario; otras como el Misterio de Jesús ante Anás llegó a los años 70 sin flores (que era lo común en los Pasos de Tribunal); o el Nazareno del Valle mantuvo flores variadas como había sido habitual en los años 20 con los Cristos camino del Calvario.


Antiguo Paso de Tres Caídas
(principios del s.XX)


Antiguo Paso de Ntro Padre de Jesús del Silencio
de la Hermandad de la Amargura


Cristo del Buen Fin (Sevilla) 
hacia los años setenta del s.XX


Dicho esto, unas últimas reflexiones:

-No es necesario buscar en el cromatismo (color) de las flores, argumentos que justifiquen su uso, porque lo que es más correcto decir es que la flor, sea la que sea por color o por variedad, es simple y llanamente un símbolo de la Redención de los pecados y el paso hacia una nueva vida.

-Todo el artículo no pretende desterrar el uso del clavel, ni mucho menos, pues los gustos, las costumbres dice un dicho que “se convierten en leyes”, simplemente se quiere dar una visión general respecto del exorno floral en los Pasos de Semana Santa y decir qué es lo tradicional, qué es lo que se ha convertido en habitual y qué es lo que se está recuperando.

-Todo es válido siempre que se haga con gusto y coherencia aunque evidentemente cuanto más se tienda a lo natural y realista, más sentido tiene y menos artificioso es lo que el Paso procesional representa.