SUSCRÍBETE Y RECIBE NUESTRAS PUBLICACIONES POR E-MAIL

Introduce tu e-mail aquí:

Servicio ofrecido por AlCieloCofrade

jueves, 23 de junio de 2016

NUEVO SACRILEGIO Y PROFANACIÓN (MÁLAGA)

Se dice que el cristiano pone no una mejilla, sino las dos cuando se le causa una ofensa. Ahora bien, eso no significa que el cristiano no se defienda de las agresiones violentas y cuando se suceden robos y sacrilegios constantes, ¡ojo, por toda la geografía española!, bien sea por causas ideológicas contrarias a la Fe Católica, bien por hacer un mal económico (el robo material), bien por un deseo de ambas, no sólo ha de ponerse en conocimiento de todos, estar en alerta, sino que deben ponerse medidas para evitar más tropelías de esta índole.

Así, Málaga capital ha sufrido un robo en la Parroquia de la Santísima Trinidad, entre la madrugada del martes 21 al miércoles 22 de junio, donde, presuntamente un grupo de ladrones, accedieron al convento aledaño al Templo religioso, en el que viven 7 monjas de clausura y desde ahí pasaron a la Iglesia, sustrayendo diversas piezas y causando importantísimos daños materiales.

Las monjas de clausura que viven en el convento, fueron quienes primero se percataron de lo sucedido una vez que había pasado todo y alertaron al Párroco que fue quien avisó a la Policía.

Como ha ocurrido en otros actos de este tipo, la sustracción material y los desperfectos son siempre más que valorables, pero es más doloroso el daño emocional para los fieles y Hermanos de las Cofradías.

Las Imágenes Titulares de la Confraternidad de la Llaga y Buena Fe, han padecido este delito, en concreto la Virgen de la Buena Fe, Santa María Magdalena y San Juan Evangelista, quienes expuestas en su altar, representando la "Sacra conversación" ante la Pasión de Jesús, han sido desvalijadas (unas y otras) de ráfagas de plata, diferentes broches, cruces pectorales, rosarios, mantilla y aureola, además de sufrir desperfectos como los que presentan las cabezas de Santa María Magdalena y San Juan (al haberles quitado sus ráfagas y aureola con violencia).

Virgen del Buena Fe (en el centro)
Sta. Mª Magdalena (izquierda)
San Juan Evangelista (derecha)
(Málaga)

Otras Imágenes Sagradas también sufrieron robo de enseres y desperfectos, como es el caso de la Virgen de la Dulce Resignación y Esperanza, que fue desposeída de un puñas y broches pectorales. Pero quizá la Imagen en la que más se cebaron fue La Virgen de la Paz, la más antigua que hay en el Templo y que data del siglo XVIII. A esta Imagen Sagrada le quitaron dos medallas y un broche con su nombre, ambos de oro; dos rosarios antiguos, el cetro que portaba y un anillo de oro con amatistas engarzadas, destrozando además la corona que ceñía su cabeza, arrancando incluso el Espíritu Santo que esta corona tenía en el centro. 

Dulce Resignación y Esperanza 
(Málaga)

Virgen de la Paz
(Málaga)


El importe de lo robado y destrozado es inexacto porque, además, algunas de las piezas robadas son muy antiguas y otras no son compradas sino donadas pero según explicó D. José Antonio López Cachairo, tesorero de la Confraternidad de la Llaga y Buena Fe, podría rondar los 90.000 euros.

Se baraja la hipótesis de que los ladrones pudieran haber accedido fácilmente al interior del convento y desde éste a la Iglesia, gracias al andamio que hay colocado en la fachada de la Parroquia de la Santísima Trinidad, la cual está en obras.