SUSCRÍBETE Y RECIBE ACTUALIZACIONES POR E-MAIL

Introduce tu e-mail aquí:

Servicio ofrecido por FeedBurner

lunes, 20 de marzo de 2017

EL FARISEÍSMO COFRADE (LA DOBLE MORAL AL AMPARO DE LAS HERMANDADES)

Con el transcurrir y la experiencia de los años, uno que ya pinta canas descubre que en este mundo y entorno de las Hermandades, aunque no ocurra afortunadamente en todas, hay ciertos individuos, personajes, para quienes eso de comportarse no ya como cristiano-católico, sino como persona más allá del hecho de ser miembros de una Hermandad, con lo que eso debe conllevar, queda muy lejos ya que dejan mucho que desear en su vivir cotidiano.

Siempre he intentado, desde pequeño, comportarme en base a los principios éticos y morales que en mi familia mis mayores me inculcaron. Y como tal siempre me he intentado comportar como "persona".

Y diréis que cualquiera somos "personas", pero la expresión "ser persona" es algo muy importante y profundo. 

Ser persona implica respetar al prójimo, no arruinar la vida de otro/s, llevarse o intentar llevarse bien con todo el mundo y, por supuesto, tener educación. Sin estos principios difícilmente podemos ser buenos cristianos, católicos y, por extensión, buenos cofrades.

No es la primera ni la última vez que en esta "provinciana" ciudad de Sevilla (y digo esto amando a mi ciudad, de la que soy parte), han surgido casos palmarios, manifiestos, desagradables y hasta hirientes de fariseísmo y doble moral, en todos los ámbitos y, por el caso que nos ocupa, en el entorno de las Hermandades, si cabe aún más grave que en cualquier otro círculo social, por cuanto se debería dar por evidente que ser miembro de una institución de la Iglesia debe otorgar un plus de moralidad y ejemplaridad a sus miembros.  

Judas Iscariote

A la memoria me vienen tristes, preocupantes y obscenos casos recientes de personajes que llevan una vida intachable a nivel de Hermandad pero que fuera de ésta muestran otra cara, mucho más ruín en su trabajo y quehacer diario, en sus círculos sociales.

Caifás y Herodes

Sevilla, mi ciudad a la que amo, es una ciudad que muestra en algunos de sus individuos la "fachada más hipócrita": son individuos de golpes de pecho, comunión diaria y resulta que, después, en su círculo laboral y social son unos indeseables. Y de hecho, no pocas veces han salido a la palestra noticias de importantes personajes vinculados a Hermandades que han hecho de ellas su "casa particular", que se han visto metidos en tramas de corrupción, hechos presuntamente delictivos y/o extorsión, que han ninguneado, calumniado y/o humillado al prójimo y muchos más casos a cada cual más sorprendente y grave.

Anás

Cualquier día Dios baja a la Tierra y vuelve a echar a los "mercaderes" del Templo y si no, leed la parábola del Publicano y Fariseo.

Jesús expulsa a los mercaderes

Lo firma uno que es imperfecto pero que habla de algo que es sobradamente conocido aunque no muchos quieran revelarlo.

Artículo de Fernando Martagón Naharro